h1

Hay que ver con las analogias

octubre 3, 2007

Quería ponerle a este post el titulo de editorial, pero la verdad, no es una editorial, es un desvarío tonto, empecemos, pues con mi primer desvarío.

Un día, en una facultad de física, un hombre daba una conferencia sobre poesía, se pasó todo el rato hablando de la estructura de un poema y la emoción que conlleva esta. Al final de la charla, dijo: “¿No pasa lo mismo en las matemáticas, Dr. Eisenhart?

Pero no se levantó dicho doctor a responder, si no que lo hizo un estudiante muy avispado, el cual dijo: “Si, hay una relación muy cercana. En física teórica, el análogo a la palabra seria la formula matemática, el análogo de la estructura.. blablaba” Empezó a explicar la relación entre la física y la poesía y, a medida que iba avanzando, los ojos del conferenciante se iban llenando de regocijo mientras su cabeza asentía.

Entonces el chico decidió cortarle en seco dicha felicidad, finalizó diciendo: “No importa lo que digas sobre la poesía, puedo encontrar la forma de hacer una analogía con cualquier otro tema, como acabo de hacer para la física teórica. No encuentro mucho sentido a este tipo comparaciones Como es de suponer el conferenciante seguramente se avergonzó ante el publico. Bueno, el chico de esta historia era un joven llamado Richad Feynman, mostrando su famoso carácter burlón.

He puesto esta historia para hablar de un tema que me molesta bastante. Me refiero al odio que tengo a la comparación o analogía cuando se usa para demostrar algo, pero todavía odio más la comparación en plan poético para el mismo uso, me parece muy pobre, es una de estas cosas que mucha gente se queda muy feliz al soltarlas o escucharlas, pero si paras a pensarlo un rato dices: muy bonito, vale ¿y que me estas contando?”, y ojo, no digo que no sea útil, pero usándolo de esta forma no puedes pretender soltar frases en plan “el hombre tiendo a sacar musculo, esto es así porque el león ruge para mostrar su poderío” y quedarte tan contento. En este ejemplo tonto tal vez sirva un poco para intuir por donde van los tiros, pero es que hay gente que te lo da como demostración y todavía peor, estas cosas las sueltan supuestos intelectuales y ¡hay gente que se lo traga! Lo suelta la misma clase de intelectuales que va diciendo “y claro, como Einstein dijo, todo es relativo”.

Este post desvarío viene de una conversación que tuve ayer, hablaba sobre el color de los ojos con un amigo que hace hispánicas, le dije que encuentro unos ojos verdes claros mucho más bonitos que mis ojos oscuros, que casi parecen negros. A lo que me respondió “Que dices, a mi me parecen mejores los tuyos, son muy profundos”, puso tono de trascendencia y siguió: Sus ojos negros eran profundos como la oscuridad de la noche”. Le contesté que no me convencía, que esta comparación la podía hacer con cualquier color de ojos ”sus ojos azules eran profundos como el mar”, él solo me respondió: “Físicos.” y suspiró como si no lo hubiera entendido. La historia me recordó un poco a la de Feynman.

Tal vez sea porque en física se usa mucho la analogía, por ejemplo, problemas de biología, electricidad o economía se pueden resolver usando una analogía con la mecánica, pero primero se fundamentan racionalmente y se remarcan las cosas comunes y la validez de la aproximación. Supongo que este tipo de cosas son los que hacen que me encante la física, por ejemplo, cuando alguien te está gritando, una forma de hacerle parar en seco o enfadarla más es preguntarle sobre el significado de una palabra, siempre educadamente, que molesta todavía más, ¿perdona, a que te refieres cuando dices arte?”. Seguramente te tildará de pedante, y con razón, pero la persona media no sabrá responder, yo no lo sabría, no es que yo sea más listo que la media, simplemente supongo que, como dijo mi amigo, estas cosas me vienen de mi carrera, o no, pero es que esto nunca pasaría en física, todo queda perfectamente definido, tal vez no se termine de entender el significado profundo, pero no se habla nunca de algo que no esté previamente bien definido. Está claro que no se puede ir hablando y definiendo las cosas o hablando y conociendo el significado filosófico de las mismas, pero tampoco pido esto, o si no el mundo seria un coñazo.

Se me ha ido un poco el tema, y ya es hora de ir acabando, resumiendo, si vas a salir por la tele y vas a ir de culto, vigila lo que dices, hay gente vigilandote (es broma). Espero que no haya ofendido a nadie, tal vez en este sentido sea un poco inadaptado social, nos vemos.

Venga, a ver si alguien me contesta con una analogía. 🙂

Anuncios

One comment

  1. a mi me encanta la analogias



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: